Tu hijo de 2 años y 2 meses

A mis 26 meses mi cuerpo sigue cambiando: mi cabeza se va achicando y mientras que mi torso y mis extremidades se van alargando. Mis proporciones se irán pareciendo más a las de un niño más grande. Cada día mejoran mis habilidades para lanzar pelotas, cepillarme los dientes, o lavarme y secarme las manos.

¿Cómo crezco a mis veintiséis meses?

Es probable que durante este periodo comience a desobedecer e insista en hacer lo que no debo: estoy explorando hasta dónde puedo llegar y cuáles son mis límites. Cuando no me dejes hacer alguna actividad, me gustará que me expliques el porqué de la prohibición, así aprenderé a respetar las estructuras.

¿Qué podemos hacer para fomentar mi desarrollo?

A los 26 meses comenzaré a descubrir mis dotes histriónicos, haciendo caras y bailes extraños, que generarán risas. Mis destrezas físicas también han mejorado: puedo pararme en un solo pie, pararme de puntitas y caminar siguiendo una línea recta o hacia atrás con facilidad.
Otra destreza que desarrollaré es bajar las escaleras y subir dos o tres escalones sin tu ayuda. Verás también como uso los pedales del triciclo, alcanzo objetos con una sola mano e incluso soy capaz de agacharme sin doblar la cintura ni el cuello.

Otros temas que te podrían interesar: