Semana 2 de embarazo: la placenta que me nutre

Durante la semana 2 de embarazo mi mamá puede sentir algunos síntomas como dolor en sus pechos, náuseas, mareos, vómitos, y fatiga, esto puede darle algunas pistas sobre lo que está pasando en su interior.

Mi crecimiento y desarrollo

Es casi seguro que nadie sabe que existo, a menos que mi mamá esté muy atenta y note algunos síntomas que le dan pistas de que estoy aquí. Puede ser un poco molesto, porque siente dolor de pechos, mareos, una sensación de cansancio más intensa y tiene más sensibilidad a los olores.

Soy un embrión en pleno desarrollo: ya tengo cabeza, tronco y cola. Esto no es poco, porque es la base para que luego se formen mis órganos y mi sistema nervioso. Estos días aparecerán dos pequeñas cavidades oculares y se comenzarán a formar mis orejas.

La placenta comienza a crearse, y gracias a ella podré nutrirme durante los próximos meses. Aunque aún es difícil que ya estén al tanto de mí –ni siquiera las pruebas de embarazo caseras son muy efectivas-, si ya lo notan, es un buen momento para empezar a cuidarse para el camino que nos queda por delante.

Cambios en mi mamá

Comienzan a aumentar los niveles de estrógeno en el cuerpo de mi mamá, y puede que sienta dolores o punzadas en los costados de su abdomen, lo que le puede dar una señal de que me está esperando. Comenzará a crecer la placenta que me albergará y nutrirá.

Los síntomas más desagradables como las náuseas, mareos, fatiga y cambios en su estado de ánimo continuarán afectándola, por al menos unas semanas más.

Recomendaciones para esta semana
Es importante que mi mamá continúe con una dieta rica en proteínas e hidratos de carbono, para que tenga más energía y pueda combatir la fatiga.

Si soy su primer hijo debe darse tiempo para sí misma sin culpas, pues puede ser el último que tenga en mucho tiempo antes de tenerme. Es más importante que descanse en vez de preocuparse demasiado por que su casa sea vea muy limpia.

Otros temas que te podrían interesar: