El embarazo entre los 20 y 30 años

Para muchos concebir puede ser un proceso realmente fácil, pero muchas veces no lo es, sobre todo cuando el cuerpo se hace más maduro.

Uno de los cambios que influyen profundamente en la mujer, son los óvulos ya que a los  20 años  el útero se mantiene joven y los óvulos son más viables,  las probabilidades de que el bebé sufra anomalías genéticas son muy bajas, rondando apenas en 10%.

En cambio cuando las mujeres pasan los 35 años aumentan las posibilidades de sufrir abortos espontáneos,  un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Maryland, indica que a los 20 años existen menos probabilidades de padecer condiciones ginecológicas, como fibromas y endometriosis.

El mismo estudio indica que las mujeres que se encuentran entre los 20 y 30 años, tienen menos riesgos  que presenten complicaciones de salud, como preeclampsia y diabetes gestacional,  también son menos frecuentes los partos prematuros.