Importancia del agua en el embarazo y la lactancia

El agua es un elemento fundamental para el organismo durante toda la vida, pero especialmente en el embarazo y la lactancia, ya que el cuerpo necesita mayor cantidad de líquido para su correcto funcionamiento.

Los médicos recomiendan consumir entre un litro y medio a dos litros de agua diario durante el embarazo, ya que depura la sangre de toxinas, favorece el funcionamiento del intestino y ayuda a transportar nutrientes a las células, entre otros beneficios.

Durante la lactancia también existe un aumento de la necesidad hídrica, debido a que el agua aumenta la producción de leche, elevando las probabilidades de prolongar la lactancia materna.

Debes tener en cuenta que cuando el bebé está recién nacido es importante controlar la cantidad de agua que se ingiere, ya que como estimula la elaboración de leche, podría generar una obstrucción mamaria.

Sí ya la producción está controlada y regulada por la demanda del bebé, se debe ir aumentando progresivamente la cantidad diaria, hasta llegar a los litros recomendados.