Dermatitis atópica

Es común escuchar más de una vez que un niño tiene o ha tenido dermatitis atópica. Esto no es extraño, ya que es una condición sumamente común en los niños, afectando a casi el 30%.

La dermatitis atópica son manchas que salen en la cara o el cuerpo de los niños, que se incrementan por la transpiración o el calor. Cuando aparecen, es importante consultar con un dermatólogo, para diagnosticar y tratar correctamente la lesión.

Cuando los niños son pequeños, generalmente se manifiesta en las mejillas, con un área enrojecida, mientras que cuando tienen más de dos años, se presenta con mayor frecuencia en las áreas de flexión de brazos y piernas.

Para evitarlo, es importante mantener hidratada la piel de los niños, con cremas que retengan el agua en las células, ya que la piel al estar reseca se inflama. Es recomendable utilizar siempre crema después del baño, ya que es un buen momento para hidratar la piel.