Cómo evitar siendo padre gritarle a los niños

Generalmente los niños hacen pataletas o están más irritables porque durmieron mal, están cansados, no se sienten bien, o quieren hacer algo que no está permitido, entre otras causas, lo que ocasiona que muchas veces los padres pierdan el control.

Cuando los niños no hacen caso, los padres o cuidadores deben evitar gritarles, pues el grito no ayuda a resolver los problemas de comportamiento, por el contrario, eleva el nivel de agresividad en el ambiente, alterando aún más la situación.

Frente a las pataletas o problemas de conducta lo primero que se recomienda es respirar y calmarse, restaurando la calma en el hogar. Luego, acercarse al niño y explicarle tranquilamente que se va a contar hasta tres para que se tranquilice, y que si no lo hace, no podrá ver televisión, ir a la plaza o alguna actividad que a él le guste.

Si se opta por esta opción, lo importante es ser consistente, así los niños comprenden que sus actos tienen consecuencias y comenzarán a respetar las instrucciones.

Otra opción para calmar las rabietas de los niños es invitarlos a realizar una entretenida actividad: por ejemplo, decirles que vayan a pintar o jugar con plasticina y poner música suave de fondo, así olvidarán su enojo.

Cuando ya están tranquilos, es importante dialogar y explicarles que las pataletas no son un modo adecuado para comunicarse.

Uno de los mecanismos más utilizados por los niños para aprender es la imitación, por lo que si ven que sus padres o cuidadores pierden el control frente a sus rabietas, no dudarán en imitarlos cuando estén molestos.
Otros temas que te podrían interesar: