Dolor en el bajo vientre durante el embarazo

A medida que las mujeres suben de peso es esperable sentir dolor o malestar en el bajo vientre y los costados del abdomen. Esto se debe a que alrededor del útero existen ligamentos que se estiran constantemente con el avance del embarazo, para así entregar más soporte y apoyo.

En general, estos dolores -que son como una puntada aguda- se sienten por primera vez durante el segundo semestre y se producen cuando se cambia repentinamente de posición, por ejemplo, al levantarse de la cama, de una silla o incluso cuando se tose. También es probable sentir este malestar cuando se ha tenido un día muy activo.

Para evitar esta puntada es aconsejable levantarse lentamente y realizar movimientos suaves al cambiar de posición. También se puede intentar flexionar las rodillas por encima del abdomen y ponerse de lado, con una almohada entre las piernas.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

El dolor de la puntada no debería durar más que unos segundos. En caso que se prolongue, es recomendable acudir al médico, porque podría ser señal de un parto prematuro, desprendimiento de placenta, entre otros problemas médicos relacionados con el embarazo.

Sí el dolor en el vientre se encuentra acompañado de estos otros síntomas, se debe llamar al médico inmediatamente:

  • Dolores fuertes o retorcijones, más de 4 contracciones en una hora, o una contracción que parece que no se termina.
  • Dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si antes no se tenían.
  • Aumento de presión en la zona pélvica.
  • Hemorragia vaginal, manchas de sangre, cambios en el flujo vaginal.
  • Fiebre, escalofríos, desmayos, náuseas o vómitos.
  • Dolor o quemazón al momento de orinar.

¿Cómo aliviar los dolores?

Si un médico ha podido confirmar que efectivamente estos dolores corresponden a los ligamentos redondos, no hay de qué preocuparse. Lo mejor en esos casos es descansar, ojalá con los pies en alto, lo que debería aliviar de alguna manera el dolor.

Asimismo, sirve acostarse de costado con una almohada entre las piernas y otra bajo el vientre. Estas posiciones disminuyen la presión sobre los ligamentos y mitigan el malestar.

Otros temas que te podrían interesar: