Cómo hacer un test de embarazo casero

Los test de embarazo caseros, también conocidos como test de farmacias, miden la presencia en la orina de la hormona gonadotropina coriónica humana, la cual es producida por células de la placenta e ingresa al torrente sanguíneo cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero.

Generalmente las pruebas de embarazo aseguran tener una precisión superior a un 99 %, por eso se recomienda esperar unos 3 días o incluso una semana de atraso en el ciclo menstrual antes de realizarla.

Sí la mujer se hace un test de embarazo que haya estado guardado, será necesario verificar que no esté vencido ni que estuvo en un lugar húmedo o cálido por mucho tiempo. En ese caso será mejor comprar uno nuevo, pues de lo contrario el resultado se podría ver alterado.

¿Cuándo hacer la prueba?

Es ideal hacer la prueba en la mañana, ya que la orina está más concentrada. ¡Es muy importante leer las indicaciones! ya que las diferentes marcas tienen variaciones en su uso, como por ejemplo orinar directo en el test, en un recipiente o bien utilizando un gotero.

De arrojar un resultado negativo y luego de un par de días el periodo aún no le llega a la mujer, será necesario repetir la prueba, es importante recordar que el nivel de la hormona hcg aumenta rápidamente de un día a otro.

Si el resultado fue positivo, sin lugar a dudas un bebé comienza su camino por nacer. Existen muy pocos casos de falsos positivos, que por lo general se deben a abortos espontáneos.

Otros temas que te podrían interesar:

shutterstock_37495315