Mastitis durante la lactancia

Durante el período de lactancia, la mujer podría sufrir mastitis, o una inflamación de la glándula mamaria.

Puede presentar a través de diferentes síntomas como inflamación en la piel del pecho, sensación de presión y dolor, al revisar el busto se pueden encontrar zonas rojas, duras o calientes.

Un diagnostico a tiempo puede lograr una  recuperación rápida sintiendo un alivio luego de unas 48 horas después de haber iniciado un tratamiento con antibióticos.

¿Cómo tratar una mastitis?

Para tratarla será necesario aplicar toallas húmedas calientes directamente en los senos. Además, es recomendable darle de amamantar más seguido al bebé lo cual ayudará a destapar los conductos.

Sí la madre presenta fiebre o el dolor fuera en aumento, será necesario llamar al médico debido a que podría existir una infección que deberá ser tratada. Es bueno que las mujeres recuerden que si padecen de mastitis durante la lactancia, no deben dejar de amamantar al bebé.

Mientras se está amamantando se pueden poner toallas tibias sobre los pechos, lo que estimulará la producción de la leche y hará que la salida de esta sea más fácil y menos dolorosa. Esto se puede acompañar con algún medicamento que recete el médico para así evitar el dolor.

La mastitis no afecta de ninguna manera al bebé, y solo influye en la cantidad de leche que produce la mujer, la que se puede ver disminuida.

Otros temas que te podrían interesar:

shutterstock_118667500.jpg>39.166666666666664:35.41666666666667