Semana 39 de embarazo: el último esfuerzo

Durante la semana 39 de embarazo los bebés aprovechamos de generar más grasa, que nos ayude a controlar la temperatura para cuando salgamos al exterior, ¡y para eso quedan solo días!

Mi crecimiento y desarrollo

Peso unos 3.2 kilos y mido cerca de 51 centímetros. Estoy aprovechando estos últimos días para generar más grasa, que me ayude a controlar la temperatura corporal al nacer, mientras que el cordón umbilical que me ha permitido alimentarme estos meses ya mide unos 50 centímetros de largo y 1,3 de ancho.

Cuando mis pulmones estén maduros comenzarán a segregar una proteína al líquido amniótico, el que alterará la producción de hormonas: la placenta disminuirá la emisión de progesterona y aumentará la de oxitocina, que regula las contracciones e incentiva el trabajo de parto.

Lo más probable es que a partir de esta semana las visitas al médico sean más seguidas. Durante los últimos días previos al parto, algunos médicos optan -con tu consentimiento- por realizar un examen para determinar si el cuello del útero ha comenzado su maduración, llamado tacto vaginal.

Cambios en mi mamá

Queda muy poco para que nazca. Algunos indicios que pueden darle a mi mamá esta idea es que sangre un poco, rompa fuentes, tenga contracciones intensas y de manera regular, aunque ella cambie de posición.

Si mi mamá rompe fuentes tiene que llamar inmediatamente a su médico, pues puede ser el momento de mi parto.

Recomendaciones para esta semana
Mi mamá debe seguir atentamente las indicaciones que le dé el médico para estos últimos días, pues queda poco para mi nacimiento. Debe aprovechar de descansar, porque luego no tendrá tiempo para ello. No se debe asustar por las contracciones.

A lo mejor si cambia de posición se alivian, pero si no es así, debe contarlas para estar segura que no son contracciones de parto -el médico te informará cada cuanto debes sentirlas para estar segura que son contracciones de parto.

Otros temas que te podrían interesar: