Semana 33 de embarazo: ya tengo mis cinco sentidos

Durante la semana 33 de embarazo dejaré de crecer en longitud o lo haré mucho más lento que antes, pero no dejaré de engordar hasta mi nacimiento.

Mi crecimiento y desarrollo

A las 33 semanas de embarazo mido aproximadamente 43.7 centímetros y lo más probable es que no siga creciendo más hasta nacer. En cuanto a mi peso es de casi 1.9 kilogramos y seguiré engordando unos 200 gramos a la semana.

Durante este periodo los huesos de mi cráneo se comienzan a fusionar, pero se podrán mover ligeramente cuando cruce el canal del parto. Los huesos de mi cabeza no se fusionarán por completo hasta que sea grande, debido a que mi cerebro y otros tejidos tienen que seguir aumentando de tamaño a medida que crezco.

Cambios en mi mamá

La retención de líquido que experimenta mi mamá aumenta la presión en el túnel carpiano y eso hace que sus nervios queden atrapados, lo que podría provocar dolor muscular o incluso entumecimiento de los dedos de sus manos o muñecas. Si esto ocurre se puede usar una férula para estabilizar la muñeca, o bien apoyar el brazo hacia arriba mientras se duerme.

También puede que mi mamá tenga contracciones un poco más fuertes. Mientras estas no sobrepasen la media de cinco por hora, no debería preocuparse. En caso de que sean más, debe ir al médico porque puede que nazca antes de tiempo.

Recomendaciones para esta semana

Mi mamá puede que se preocupe porque me muevo menos. Es normal porque ya no tengo mucho espacio, como a los cinco meses, la cantidad del líquido amniótico se ha reducido y tengo una mejor coordinación. En esta fase no es importante el tipo de movimiento que percibe de mi, sino que me mueva.

A lo mejor sigue teniendo sangrado de encías y lo note en su cepillo de dientes cuando se los lave. Debe tener cuidado con esto para que no se le produzcan infecciones que puedan perjudicarla a futuro.

Otros temas que te podrían interesar: