Parto prematuro

La gran mayoría de los bebés nacen entre la semana 37 y la semana 40, embarazos considerados como a término, estudios recientes indican que sólo el 5% de los bebés nacen en la fecha estimada de parto, es decir cuando se cumplen las 40 semanas.

Cuando el parto se produce entre la semana 32 y 37 de embarazo se considera parto prematuro, porque el bebé no ha finalizado la formación de todos sus órganos.

No obstante, si el parto prematuro se detecta a tiempo, los médicos pueden tomar medidas para prolongar el embarazo, y darle al bebé más tiempo para desarrollarse y madurar.

Algunos síntomas que pueden indicar el comienzo de trabajo de parto prematuro son:

  • Secreciones vaginales más aguadas, con mucosidad o teñidas con sangre
  • Presión en la pelvis o en parte inferior de abdomen
  • Dolor constante en la parte inferior de la espalda
  • Cólicos abdominales
  • Contracciones regulares que ocurren cuatro veces en 20 minutos, incluso sin dolor
  • Rompimiento de fuentes

¿Cómo prevenir un parto prematuro?

  • Detectar y tratar infecciones urinarias que no presenten síntomas. Por eso es importante asistir a revisiones con el ginecólogo de manera periódica
  • Detectar y tratar infecciones vaginales
  • Evitar el tabaco y su exposición
  • Realizar actividad física de acuerdo a la capacidad que tenga la mujer
  • En caso de sufrir situaciones de estrés de forma permanente, lo mejor es ir una psicólogo o psiquiatra, que a través de una terapia, pueda ayudar a controlar estos episodios

Otros temas que te podrían interesar: