Qué hacer en caso de heridas

Mother applying bandage on her son's knee at home

Cuando un niño se realiza una herida lo primero que se recomienda es que un adulto se lave bien las manos y revise la zona afectada.

Sí está sangrando, se debe aplicar presión directa con una venda o toalla húmeda, con la finalidad que el sangrado se detenga, si por alguna razón la herida no deja de sangrar, es mejor acudir a urgencias.

En el momento que la presión ejercida logra controlar la sangre, se debe revisar la zona para ver si hay restos de vidrio, tierra o algún material extraño. Si es así, se debe eliminar con agua fría o bien con pinzas, dejando la lesión libre de riesgos de infección.

Luego, lavar el área afectada con agua y secar con cuidado con gasa estéril. No se recomienda el algodón, ya que podría dejar residuos, ni tampoco soplar, por la eventualidad de introducir gérmenes.

Cuando la herida está limpia, se debe aplicar un antiséptico, reduciendo el riesgo de infección,sí es pequeña es mejor no vendarla y dejarla expuesta al aire libre, porque así cicatrizará más rápido. En caso que esté en un lugar que sea muy fácil ensuciarse, es mejor optar por un vendaje que cubra el área, sin apretarla demasiado.

En cortes más profundos si se debe utilizar un vendaje adhesivo, dejando los bordes de la piel juntos y no muy apretado como para cortar la circulación.

Otros temas que te podrían interesar: