Semana 20 de embarazo: mamá, ¿consumes hierro?

Durante la semana 20 de embarazo ya estoy a medio camino de nacer. Mis extremidades ya están formadas y las uñas de mis manos en crecimiento.

Pueden llegar a estar tan largas que será necesario que me las limes al poco tiempo de nacido y durante las primeras semanas deba usar mitones para evitar rasguños.

Mi crecimiento y desarrollo

Durante esta semana pesaré aproximadamente unos 300 gramos y mediré casi 16.4 centímetros. Ahora trago líquido amniótico mucho más a menudo, lo que ha incentivado la producción de meconio.

El meconio es un desecho negro y pegajoso, producto de mi digestión. Toda esta sustancia se va a quedar acumulada en mis intestinos, pero una vez que nazca lo botaré en mis pañales. Algunos bebés desechamos meconio en el útero o durante el parto, por lo que deben sacarnos inmediatamente del vientre materno.

Estoy cubierto de una sustancia llamada “vernix caseosa”, que protege mi piel mientras floto en el líquido amniótico. Esta también me ayudará a pasar con más facilidad por el canal de parto, cuando llegue el momento de mi nacimiento.

Cambios en mi mamá

Para que yo siga creciendo sin problemas y mi placenta en buen estado es necesario que mi mamá consuma abundante hierro. Este se puede encontrar en carnes rojas, aves de corral, legumbres, productos a base de soya, espinaca y juegos de ciruela, además de los suplementos vitamínicos que el médico recomiende.

Puede que sus encías sangren de vez en cuando, un síntoma normal durante el embarazo llamado gingitivitis gestacional. Esto ocurre porque los cambios hormonales afectan los niveles de estrógeno y progesterona, y también generan cambios en los vasos sanguíneos.

Por eso es importante que ella mantenga una buena higiene dental y use cepillos dentales de cerdas suaves, para evitar infecciones.

Recomendaciones para esta semana

La pigmentación en algunas zonas del cuerpo como la panza o los pezones es totalmente normal, así como la aparición de manchas en frente, nariz y mejillas. Esto no debería ser materia de preocupación, porque desaparecerán después del parto.

Tomar sol puede intensificar esta pigmentación, por lo que se recomienda que si se está atravesando un embarazo durante el verano, utilizar bloqueador solar, además de no exponerse al sol.

Otros temas que te podrían interesar: