Semana 15 de embarazo: ya soy del porte de una manzana

Durante la semana 15 de embarazo puede que ocurra uno de los momentos más emocionantes del embarazo, ya que si realizan una ecografía y estoy en alguna posición que lo permita, el médico podría identificar si soy niña o niño, debido a que mis genitales ya están definidos.

Mi crecimiento y desarrollo
Mido unos 10 centímetros y peso unos 50 gramos. Esta semana mi actividad dentro del saco amniótico comienza a aumentar: me muevo y soy capaz de darme vueltas de un lado a otro sin problemas.

Además, el líquido amniótico se traslada desde mi nariz al tracto respiratorio superior, lo que ayuda a que mis alvéolos primitivos, ubicados en mis pulmones, se puedan desarrollar.

Mis párpados aún están cerrados, pero puedo percibir la luz. Has la prueba y pon una linterna encima de mi, verás como me muevo tratando de seguirla. Por otra parte, mi corazón ya bombea unas 100 pintas de sangre al día.

Cambios en mi mamá

Puede que durante estas semanas mi mamá comience a sentir la nariz tapada o un aumento del flujo sanguíneo a través de las membranas mucosas, un síntoma habitual durante el embarazo, que se debe a los cambios hormonales que experimenta diariamente.

Recomendaciones para esta semana
Mamá, si vas a realizar ejercicios físicos es importante que comiences y termines de hacerlo lentamente. Con esto evitarás que el corazón y la circulación no sea recargada de manera brusca, además de prever lesiones en músculos y articulaciones, los que se encuentran más vulnerables a una lesión mientras me estás esperando.

Algunas actividades que puedes hacer en casa, y con cuidado son: ejercicios de respiración, rotación de cintura, flexión de cadera, estiramiento de pecho o sentarte en cuclillas.

Otros temas que te podrían interesar: