Semana 14 de embarazo: ¿una morisqueta?

Durante la semana 14 de embarazo puedo hacer morisquetas con mi cara, como fruncir el ceño, ya que recibo impulsos del cerebro que hacen que mis músculos faciales creen expresiones.

Mi crecimiento y desarrollo

Mido unos 10 centímetros y peso cerca de 30 gramos. Ya soy capaz de mover mis ojos y doblar mis brazos y piernas, además de formar puños con mis manos y ponerlas sobre mi boca. Además, mis órganos del gusto y olfato comienzan a desarrollarse.

Mis riñones ya producen orina, la cual libero en el líquido amniótico, mientras que mi hígado genera bilis y mi bazo glóbulos rojos. Al final de esta semana comenzaré a desarrollar un pelo ultra fino y suave llamado lanugo, el que cubrirá mi cuerpo durante casi los 9 meses de gestación.

Cambios en mi mamá

Cada vez necesito más espacio para moverme, por lo que el útero de mi mamá sigue creciendo. Pronto debería comenzarse a notar la panza, pero no por eso hay que descuidar la alimentación: recuerda que en este periodo se deben consumir sólo 300 calorías más por día.

Recomendaciones para esta semana

En esta parte del embarazo mi mamá comienza a aumentar más rápidamente de peso. No es bueno que vaya a comprar toda una tienda y se llene de ropa de maternidad, porque no la usará por mucho tiempo. Es mejor que use lo que más pueda su propia ropa, y vaya comprando lo que necesite a medida que vaya engordando.

Tiene que tener cuidado con el tema de las alergias, y preguntarle al médico por los medicamentos adecuados. El polvo, el polen, ciertos alimentos, animales o el humo pueden ser algunos de los elementos que le produzcan malestar, lo mejor es que los evite, o que pida ayuda en el caso de la limpieza para erradicar el polvo de la casa, por ejemplo.

Otros temas que te podrían interesar: