Semana 11 de embarazo: problemas de hipo

Durante la semana 11 de embarazo mi piel es muy muy delgada: si me pudieran ver verían mis vasos sanguíneos, cartílagos y mis órganos en formación, pero de a poco comenzará a tener más capas y dejará de ser transparente.

Mi desarrollo y crecimiento
Poco a poco he ido creciendo: mido aproximadamente 4.1 centímetros y peso casi 7 gramos. Mis huesos están comenzando a endurecerse, pero mi columna vertebral aún es blanda y flexible.
Ya puedo abrir y cerrar mis manos y tengo diminutos brotes de dientes debajo de mis encías. Mi diafragma se está formando y puede que tenga hipo, el que probablemente cualquiera que toque la barriga de mamá podrá sentir en algunas semanas más.

Cambios en mi mamá
Las cosas cambian un poco para mi mamá en esta semana. Las náuseas matutinas disminuyen, aunque hay algunas que se demoran más. La cantidad de sangre que circula en su cuerpo aumenta cada vez más y puede que su respiración sea más agitada.
Los olores siguen siendo un problema para ella, teniendo un olfato más agudo. Puede también que produzca más saliva, incluso con un sabor metálico. Ella no debe preocuparse por eso, porque es normal.

Recomendaciones para esta semana:
Mamá, aunque tengas muchas ganas de ir al baño, y de manera constante, tienes que ir. Aguantarse puede provocarte un debilitamiento en los músculos que controlan el proceso y causar estreñimiento a futuro. También es bueno que practiques ejercicios que sean aptos y seguros para embarazadas, por al menos media hora a diario.
No debes sobrecargar el sistema digestivo, para así evitar hinchazón y molestias estomacales. Tienes que comer lo justo y necesario, y evitar alimentos que puedan producirte estos malestares, como la cebolla, repollo, brócoli, las frituras, o las bebidas gaseosas.

Otros temas que te podrían interesar: