Grasas que se deben comer durante el embarazo

close up of pragnent women in the kitchenclose up of pragnent women in the kitchen

No todas las grasas son malas, de hecho, son esenciales para mantener una dieta saludable.

La clave es saber identificar cuáles son las adecuadas para el embarazo y cuáles no, reduciendo las grasas que no aportan y aumentando las que son necesarias y ayudan al desarrollo del cerebro del bebé.

Existen cuatro tipos de grasas en los alimentos: monoinsaturadas, poliinsaturadas, saturadas e hidrogenadas y en general en los alimentos encontramos mezclados estos tipos.

  • Monoinsaturadas: están en el aceite de oliva, canola, maní, aceitunas, palta, nueces y mantequilla de nueces. Este tipo es una grasa “buena”, porque reduce el colesterol. También aporta con vitamina E
  • Poliinsaturadas: también son grasas “buenas” y contienen los ácidos grasos omega-3 y omega-6, claves para el desarrollo del bebé. Los omega-3 se encuentran en algunos peces de agua fría, aceite de semilla de lino y aceite de canola y omega-6 en girasol, semilla de algodón, maíz y soya. También aportan con vitamina E
  • Saturadas: ¡se deben evitar! Están en carnes altas en grasa, leche entera, aceites tropicales (almendra de palma y coco), mantequilla y manteca de cerdo. Aumentan el colesterol
  • Hidrogenados y grasas parcialmente hidrogenadas (grasas trans): lo ideal es reducirlas al máximo. Están en las frituras, algunos tipos de margarinas, alimentos envasados, como galletas y papas fritas. Aumentan el colesterol

 

Durante el embarazo una mujer ganará unos 500 gramos de ácidos grasos.

La mayor demanda de estos se producirá durante el segundo y tercer trimestre de gestación, debido a los diferentes cambios en el cuerpo que necesitan de estos para seguir adelante con el proceso: el crecimiento de las mamas para la lactancia, el crecimiento del útero y la placenta, y el desarrollo del feto en sus etapas finales.

Para aumentar el consumo de manera saludable, es bueno ingerir pescados, aceite de oliva, y frutos secos. Estos son ricos en omega 3, fundamentales para un buen desarrollo del embarazo.
Otros temas que te podrían interesar: