Alternativas a la ropa maternal

Alrededor del cuarto mes de embarazo a las mujeres les comienzan a quedar apretados los pantalones, camisetas o blusas que habitualmente usaban.

Al momento de renovar el clóset, es importante que la mujer no pierda su estilo personal. Sí antes del embarazo era común que la futura madre usara colores fuertes, será bueno mantenerlo.

El look retro 

Hasta hace algunas décadas, cuando una mujer estaba embarazada, debía vestirse de una manera definida sin importar mucho su estilo propio. Los vestidos corte princesa, las jardineras y las blusas con vuelos y cinta amarrada en la espalda, eran casi una obligación, sin cuestionamiento alguno.

En beneficio de las mujeres que se encuentran en etapa de gestación, hoy la moda está bastante más a su favor, privilegiando las prendas anchas, las cuales pueden ser usadas desde el comienzo del embarazo hasta las últimas semanas.

En cuanto a las poleras, blusas o vestidos, seguramente no será necesario adquirirlas en tiendas especificas prenatales, ya que en diferentes puntos de venta se podrán encontrar lindos modelos que perfectamente pueden ser utilizados durante esta etapa.

Los leggins también son una gran alternativa, porque al ser elasticados, se pueden ajustar fácilmente al crecimiento de piernas, caderas y trasero que experimentan algunas mujeres. 

Recuerda que es importante utilizar zapatos que sean cómodos. El embarazo hace que los tendones y músculos estén un poco más débiles que lo normal, por eso es recomendable preferir zapatos que otorguen más estabilidad. 

Lo importante es usar prendas que se vayan ajustando a los cambios del cuerpo, y que entreguen el soporte necesario.

Otros temas que te podrían interesar: