Estrías durante el embarazo

Desde el comienzo del embarazo, uno de los primeros focos de preocupación de una mujer es la posibilidad de que aparezcan las tan temidas estrías.

Las estrías son causadas por el rápido estiramiento de los tejidos de la piel, las fibras con menor elasticidad se rompen y dejan una pequeña cicatriz. Suelen localizarse en el abdomen, las caderas, las nalgas, los muslos, incluso en la espalda y pechos.

Comienzan a aparecer como unas delgadas líneas rojas para luego convertirse en cicatrices.

Lo más común es que aparezcan hacia el final del embarazo, cuando el vientre se expanda rápidamente para acomodar al bebé que está en pleno crecimiento.

Durante este período el feto gana peso de manera veloz, por esta razón la panza se agranda en un período muy corto de tiempo, estirando la piel.

Una de las técnicas más eficaces para prevenir la aparición de estrías, es controlar el aumento de peso durante el embrazo. La mujer debiera subir entre nueve y once kilos, en base a una alimentación saludable.

Consejos para prevenir o disminuir la aparición de estas marcas:

  • Hidratación de la piel.
  • Masajes en zonas críticas.
  • Hacer ejercicios.

¿Cómo aliviar las estrías después de un embarazo?

Las estrías se comienzan a desvanecer entre 6 y 12 meses después de haber dado a luz. La pigmentación comienza a atenuarse, y se vuelven un poco más claras. Esto dependerá del color de piel de la mujer, y de la profundidad de la cicatriz que se haya formado.

Si varios meses después del parto las estrías no han desaparecido, se puede consultar con un dermatólogo para ver si existe algún tipo de tratamiento que pueda eliminarlas.

En general, estos puedes mejorar la piel levemente, y no son tan exitosos, pero probablemente pueden ayudar a que las mujeres se sientan un poco más tranquilas y confiadas en su cuerpo.

Otros temas que te podrían interesar: