Depilación durante el embarazo

Durante el embarazo la mujer pasa por una serie de cambios hormonales  tales como  aumento en la cantidad de vellos de la cara y/o el cuerpo.

Este cambio generalmente se produce durante el primer trimestre del embarazo, debido al aumento de andrógenos, que son hormonas sexuales.

La aparición de nuevos vellos es temporal y suelen desaparecer luego del alumbramiento. No obstante, existen alternativas para depilarse durante este periodo, utilizando cera -en caso de no tener problemas vasculares- o afeitándose con máquinas especiales.

El único método que no es recomendado son las cremas depilatorias, ya que podrían ser absorbidas por la piel y se desconoce si tiene algún impacto en el desarrollo del bebé.

Otras técnicas como la depilación láser o similares es mejor postergarlas hasta después del embarazo, y más aún, finalizada la lactancia, ya que durante estos períodos la mujer continúa con cambios hormonales importantes, que podrían impactar en el tratamiento, volviéndolos menos efectivos.

¿Qué métodos se pueden utilizar durante el embarazo?

  • Máquinas para rasurar. Es uno de los menos agresivos y por ende más utilizados. 
  • Máquinas eléctricas. Estas sacan el pelo de raíz y también son muy rápidas y convenientes. Si se es demasiado sensible, se recomienda poner hielo en la zona para minimizar el dolor
  • Cera. Si bien no existen mayores contraindicaciones, en algunas mujeres puede favorecer la aparición de várices debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Existe cera fría que es igual de útil y menos dañina

El método que se elija dependerá de las necesidades de la mujer, dónde viva, qué ropa utilice, y en definitiva, lo que la haga sentir más cómoda.
Otros temas que te podrían interesar: