Técnicas para intentar dormir durante el tercer trimestre

Generalmente durante el tercer trimestre de embarazo a las mujeres les cuesta más conciliar el sueño por las noches debido al tamaño de la panza, los movimientos del bebé y una micción frecuente.

Algunas medidas que se podrán adoptar para dormir mejor son:

  • Dormir del lado izquierdo: esta posición facilita el trabajo del corazón, ya que permite que el peso del bebé no recaiga sobre la vena cava inferior, que transporta sangre de regreso al corazón desde los pies y las piernas. Además, dormir de costado también mejora la circulación hacia el corazón y permite un mejor flujo sanguíneo hacia el feto, el útero y los riñones.
  • Usar un cojín o almohada de embarazo: estos accesorios están diseñados para reducir la tensión en la espalda y mejorar la postura, se deben poner a lo largo de la zona lumbar y entre las piernas, consiguiendo incluso mejorar los calambres y los dolores de las extremidades inferiores.
  • Alimentación: lo mejor será cenar de manera ligera pero completa y nutritivamente. Es importante comer al menos un par de horas antes de ir a dormir, para evitar que el sistema digestivo esté muy recargado al momento de recostarse.
  • Reducir los líquidos: abusar de los líquidos al atardecer puede provocar que la mujer deba levantarse varias veces durante la noche.
  • Relajación: es recomendable realizar ejercicios de relajación durante 15 minutos antes de ir a la cama. También se puede tomar un baño caliente, y al momento de ir dormir, lo ideal será que sea sólo para dormir, manteniendo un entorno relajante en la habitación, a oscuras y sin ruidos, por lo que es imprescindible apagar la televisión.

¿Por qué cuesta tanto dormir?

El peso que genera la panza hace que sea muy difícil encontrar una posición cómoda. Por ejemplo, dormir de espalda es muy incómodo porque el vientre ejerce presión sobre los órganos y la espalda, haciendo imposible conciliar el sueño.

Además, el bebé ejerce presión sobre la vejiga, aumentando la cantidad de veces que la mamá se debe levantar durante las noches al baño. También es común que sientan acidez y calambres en las piernas, así como los movimientos del bebé durante la noche despiertan a la mamá.

Por ello es normal que las mujeres carezcan de un sueño profundo durante esta etapa, y que se despierten varias veces durante la noche. Esto provoca que estén muy cansadas durante el día, y que por eso deban tomar pequeñas siestas o descansos para recuperarse.
Otros temas que te podrían interesar: