Problemas más comunes de fertilidad en los hombres

Los expertos en fertilidad recomiendan que cuando una pareja lleva más de un año intentando tener un bebé sin resultados, es mejor recurrir a un especialista para analizar el caso: aproximadamente un 10% de las parejas presenta algún tipo de complicaciones y el 30% de los casos corresponde a problemas en el hombre.

¿Qué es la infertilidad masculina?

La infertilidad masculina es la incapacidad de causar un embarazo. Con frecuencia, se debe a un bajo recuento de espermatozoides, pero pueden haber muchas otras razones.

El primer paso para solucionar este problema es consultar con un especialista, quien a través de un análisis de semen podrá determinar qué tratamiento es el más adecuado.

Si bien hace algún tiempo se creía que los problemas de fertilidad ocurrían solo en la mujer, con el tiempo y a través de estudios se ha logrado determinar que esto no es así. Es más, uno de cada tres problemas de fertilidad se debe  a problemas en los hombres.

¿Cuáles son las causas más comunes?

  • Dificultad para lograr un embarazo por estilo de vida.
  • Bloqueo en el conducto eyaculador.
  • Varicocele.
  • Pocos espermatozoides y/o mala motilidad espermática.

Existen varios tratamientos para solucionar este problema. Entre ellos se cuentan la cirugía, medicamentos o un tratamiento hormonal.

En caso de que estos no sean suficientes, se puede recurrir a la esperma de un donante, o bien combinarlo con otros tratamientos para tener mejores resultados, como la inseminación intrauterina y la fertilización in vitro.

¿Qué puede aumentar el riesgo de infertilidad?

Sí un hombre ha debido a someterse a un tratamiento de cáncer, lo más probable es que haya desarrollado problemas de fertilidad, a raíz de la quimio y radioterapia.

La exposición a algunas toxinas ambientales como el plomo o los pesticidas también pueden ocasionar este tipo de trastornos. A lo anterior se suma el consumo de alcohol, drogas, y tabaco, o las lesiones en el escroto y los testículos.

También puede aumentar el riesgo de infertilidad tener un testículo que no ha descendido completamente, o haberles aplicado mucho calor, ya sea por haber utilizado prendas muy ajustadas o bañarse con agua muy caliente.

Otros temas que te podrían interesar: