En qué fijarse al comprar una bañera para bebé

Generalmente los pediatras autorizan bañar a los bebés luego de que botan el cordón umbilical y éste se encuentra cicatrizado, este es el momento ideal de sacar del olvido esa bañera que te regalaron tus papás hace años, o, de comprar una nueva.

En el mercado existen variadas opciones: formas, colores, materiales y portabilidad son elementos a tener en cuenta al momento de realizar una compra informada y fundamental. Las bañeras de plástico son las más utilizadas, debido a que son más resistentes y por lo tanto tienen mayor duración.

Sin embargo, entendemos que, aunque la opción sea popular, quieras saber un poco más; en Babytuto recopilamos algunos de nuestros mejores consejos para que puedas optar por la bañera ideal para ti y tu pequeño: 

  • Buscar un plástico grueso, ya que debe contener el peso del agua y del bebé.
  • Idealmente comprar una que se pueda ir adaptando a medida que crece el bebé; crecen muy rápido y necesitan espacio para disfrutar del agua.
  • Que tenga tapón, de esta manera es más fácil sacar el agua del interior.
  • Existen opciones que incluyen termómetro para saber la temperatura del agua, es un buen complemento que ayuda a evitar accidentes.
  • Los borden deben ser suaves y redondos, que no dañen al bebé.
  • Hay bañeras que incluyen una malla para poner a los recién nacidos, quedando sumergidos con poca agua, lo que hace que se sientan más seguros.

Ventajas de una bañera para bebés

La ventaja principal de las bañeras para bebés es que como son pequeñas, se pueden acomodar en cualquier lugar que sea cómodo para los papás bañar al bebé. Además, facilitan el control sobre el bebé, ya que la superficie en la que están durante el baño es reducida y accesible.
En general, los precios son bastante económicos, y lo más importante en este caso es comprar aquella que se ajuste mejor a las necesidades de los papás.

Otros temas que te podrían interesar: